Fritillaria meleagris también conocida como Cabeza de serpiente, Flor de gallina de Guinea o Tablero de damas. Pertenece a la familia de las Liliaceae y es originaria de Europa, específicamente de Inglaterra y los Balcanes.

Fritillaria meleagris planta

No dejes de leer: Descubre las atractivas flores de la Calliandra tweedii

Fritillaria meleagris fue nombrada por el botánico sueco Carl Linnaes en 1753. El nombre genérico proviene de la palabra latina Fritillaria, que significa a cuadros, en referencia a las marcas en las flores.

Mientras que el epíteto meleagris lo asemeja a una pintada moteada.

Características de la Fritillaria meleagris

Es una planta bulbosa que suele tener una altura de 30 cm.

Las hojas son alternas, sin peciolo, lineales, puntiagudas, levemente acanaladas y con bordes enteros.

Las flores son solitarias, regulares, péndulas en forma de campana, con seis tépalos, seis estambres, con pistilo a tres carpelos unidos, de color rosa, púrpura o blanco con un original dibujo a cuadros. Florece de mayo a junio.

El fruto es una cápsula erecta, plana con seis ángulos.

Cuidados de la Fritillaria meleagris

Fritillaria meleagris

Es una especie que se aclimata a la perfección, ya sea que se ubique en un jardín silvestre o adelante de los arbustos. Incluso también se usa como planta ornamental en parques y patios.

Precisa de estar a pleno sol o en sombra parcial. Aunque es mejor que se ubique en semisombra, ya que las flores pueden llegar a decolorarse con mucha facilidad. Siendo apta para ponerlas bajo otras plantas más altas.

En cuanto al suelo, habría que prestar atención a que no sean muy alcalinos porque pueden vegetar mal.

Debe tener una humedad constante a lo largo de la temporada de crecimiento.

El riego debe ser moderado, ya que un exceso podría pudrir los bulbos.

Los bulbos se plantan con la llegada del invierno, floreciendo en la primavera.

La floración puede llegar a prolongarse durante 3 semanas, lo que puede convertirse en una bulbosa muy duradera. Es polinizada por abejorros, aunque la autopolinización es común.

No presenta problemas serios con la presencia de plagas o enfermedades.

Se propaga por medio se semillas en el otoño o a principios del invierno.

Sin duda un ejemplar bellísimo que vale la pena tener en el jardín, ya que impone demasiado. Solo habría que considerar que el bulbo es venenoso, por lo que es necesario que se maneje con cautela.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí