Liquidambar styraciflua también conocido como Árbol del ámbar, Ocozol o Árbol del estoraque. En etimología liquidambar styraciflua significa “ámbar líquido”, debido a la resina aromática que se obtiene de la corteza. Pertenece a la familia Hamamelidaceae y es originario del Sur de EEUU, México y Guatemala.

Liquidambar styraciflua árbol

Quizás también te pueda interesar: Prunus cerasus, árbol con frutos ácidos

Características del liquidambar styraciflua

Árbol caducifolio con hojas en forma de arce, el cual ofrece una de las tonalidades otoñales más vistosas. De una altura de entre los 10 a los 40 m, el porte es piramidal, de forma estrecha y cónica en los primeros años, pero al envejecer se ensancha. El tronco es muy característico por las profundas hendiduras corchosas de la corteza. Las hojas se tornan de color amarillo, rojo y burdeo en el otoño. Las inflorescencias femeninas son gobosas, largamente pedunculadas. Las inflorescencias masculinas reunidas en racimos terminales. Los frutos capsulares que abren por 2 valvas y están reunidos en grupos globosos. Las semillas son numerosas, comprimidas, con ala membranosa en un extremo.

Cuidados del liquidambar styraciflua

Liquidambar styraciflua

Es un buen ejemplar para la alineación de calles y es el toque distintivo de muchos parques. Siendo una buena elección para cualquier jardín de dimensiones significativas.

El liquidambar styraciflua es de lento crecimiento al comienzo, después del tercer o cuarto año puede ir bastante rápido, pero se estanca al llegar la madurez.

Es resistente a los fuertes fríos, pero no es capaz de soportar la sequedad del clima y del suelo. Los suelos deben ser poco profundos, bien drenados y libres de un pH alto (alcalino).

No requiere de humedad de suelo, prosperando muy bien en áreas donde el agua se encuentra a poca profundidad.

Tampoco es preciso la poda, ya que si se realiza esta labor puede perder su forma piramidal con ramas creciendo desde la base del tronco.

No es muy susceptible a tener parásitos o enfermedades salvo los chupadores de la savia que se detectan por las líneas que va dejando en el tronco. Además, puede sufrir ataques de arañas, las cuales causan quemaduras en la punta de las hojas.

La multiplicación se lleva a cabo mediante la siembra de la semilla en el otoño, por esquejes en el verano, o bien, por acodo en la primavera. Para trasplantarlo es mejor cuando se encuentra en la época de reposo vegetativo.

Usos

La madera de este imponente árbol se emplea para hacer revestimientos, molduras y muebles. Mientras que a partir de la pulpa se elabora papel fino. Además, con su corteza se obtiene el estoraque, especie de resina que se utiliza en la medicina y en la industria.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta