El Parthenocissus también conocido como Parra Virgen, Viña Virgen o Parra de Virginia, es un género de plantas trepadoras que se haya compuesto por aproximadamente 10 especies, todas ellas originarias de Norteamérica, Himalaya y el este de Asia. Son arbustos muy vigorosos de hojas perennes, capaces de cubrir grandes superficies, pérgola o muros, siendo muy ornamentales por la coloración de su follaje, que se torna rojizo en otoño, antes de la caída de la hoja.

Parthenocissus

Estos arbustos trepadores están provistos de elementos de fijación, aunque algunos no los tienen. Sus hojas son caducas, compuestas digitadas o parcialmente digitadas, con tres lóbulos y un peciolo largo. Hay especies como la Parthenocissus quinquefolia, en la que las hojas poseen cinco folíolos.

Quizás también te pueda interesar: Cómo combatir los caracoles y las babosas del jardín

La floración es insignificante y su fruto es una baya de color azul oscuro muy decorativo, pero poco vistoso porque se haya escondido entre las hojas, y contiene entre 1 y 4 semillas. Estos arbustos trepadores vigorosos requieren mucho espacio para vivir en condiciones de trepar; si no disponen de él, pueden cubrir rápidamente los vegetales que estén a su alrededor.

Cuidados culturales de la Parthenocissus

Estas plantas trepadoras no poseen grandes dificultades para convertirse en dueño y señor de fachada o muros. Se acomodan tanto al pleno sol como en la sombra, si bien la coloración otoñal puede ser distinta de uno a otro emplazamiento. En cuanto a suelo, el mejor es uno fértil y con buen drenaje para que puedan desarrollar todo su vigor.

Tolera muy bien las podas por más enérgicas que sean, dado que por poca raíz que quede en el terreno, volverán a retoñar y a brotar. Por lo general, se les debe dispensar una poda de formación o conducción para que no logren invadir la zona que no interese.

Propagación

Parthenocissus1

Este género se puede reproducir por semillas, injerto o esquejes. A través de semillas se reproducen las especies quinquifolia y tricuspidata. La germinación de las semillas de estas especies no presenta ningún tipo de problemas y rápidamente se obtienen plantas de tamaño adecuado para ser plantadas en el sitio definitivo.

Gracias al esqueje en seco, es decir aquel que se realiza cuando la planta está en reposo, se multiplican las variedades. Tampoco este esqueje presenta grandes problemas, y casi todos los efectuados brotarán sin inconvenientes. Mediante el esqueje sobre pie de la variedad quinquifolia se reproducen la especie tricuspidata y sus variedades.

No hay comentarios

Dejar una respuesta