La poda consiste en cortar, eliminar o acortar partes del ramaje para generar una planta fuerte y bien constituida, con frutos de buen tamaño y calidad. El frutal que no se poda incrementará el volumen del follaje, pero tendrá una producción irregular o disminuirá la cosecha.

Te recomendamos leer: ¿Qué especies de árboles frutales son los más adecuados a cada clima?

Poda de formación

Aplicando este procedimiento lograrás un ejemplar con copa equilibrada y ramas fuertes, capaces de soportar una gran fructificación sin que se produzcan roturas. Se realiza en el momento de la plantación del frutal sin modificar la forma característica de cada especie. Deben cortarse las ramas débiles, malformadas, dañadas o que crecen muy juntas, dejando solo 3 ramas primarias que después darán origen a las secundarias.

Poda de fructificación

Deberá efectuarse en el ejemplar adulto para mantener una producción regular por varios años sin que se sienta el vigor. Algunas especies pueden fructificar sobre ramas del año anterior o más viejas; manzano, peral; en ramas cortas; duraznero, damasco; en ramas largas; almendro, ciruelo japonés; en ramas cortas y largas.

Principios de la poda de fructificación

La fructificación es consecuencia del cúmulo de sustancias de reserva en las ramas y de la provisión apropiada de nutrientes. Las ramas cortas con entrenudos breves tienen grandes posibilidades de fructificar que los brotes largos con entrenudos amplios. La circulación ralentizada de la savia en tallos inclinados o curvados la favorece.

El acortamiento de las ramas en exceso produce la brotación  vigorosa con entrenudos largos; la poda promueve la formación de fructíferas. La eliminación de algunas ramas dejará más espacio e iluminación, favoreciendo la formación de yemas fructíferas. La poda racional se basa en el acortamiento de las ramas y se ajusta al hábito de fructificación de cada una de las especies.

Ejecución del raleo

Se eliminan los brotes al pie de la planta, y las ramas secas, quebradas y dañadas. Posteriormente, aquellas que estén demasiado juntas; así se mejorará la luminosidad.

Poda de acortamiento

La poda de acortamiento sirve para acotar una parte de cada rama y así formar ramas nuevas más o menos vigorosas de acuerdo la intensidad de la poda que efectúes.

Poda del manzano

La fructificación se crea en una yema mixta que genera varias flores y un brote; esta yema es redondeada y se encuentra en la punta de las ramas cortas de dos o más años. Las ramas con yemas fructíferas se llaman: dardo, lamburda, brindilla y rámulo, según los diferentes períodos de su evolución. Una formación redondeada en la base del pedúnculo del fruto origina yemas que se convierten en ramas fructíferas. Esta especie fructifica sobre ramas cortas y solo precisa raleo.

Poda del peral

El peral crece con un porte más firme que el manzano. El raleo de la copa mejora la entrada de la luz solar y el aire; esta técnica permite obtener frutos con una maduración uniforme. El acortamiento de 1/3 de los tallos de la última brotación favorece la formación de ramas floríferas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí