Los restos de café pueden ser un auténtico tesoro para las plantas, ya sean de ornato o comestibles. Así que si los desechos de las frutas no resultan agradables a la vista, el café puede ser de gran ayuda, convirtiéndose en un abono ecológico. Entonces convendría saber cómo reciclar este alimento, ya que la naturaleza siempre va a nuestro favor.

Restos café

Quizás también te puede interesar: Abonos orgánicos para el huerto

Formas para usar los restos de café

Ahuyentar ciertas plagas: no será nada fácil para una babosa, caracol o gusano poder desplazarse sobre una superficie de café molido. Así que resulta muy eficaz el colocarlo formando un círculo alrededor de la planta.

Nitrogenar la tierra: aunque el abono de nitrógeno alude a un elemento químico, también es cierto que el café deriva semillas procesadas ricas en nitrógeno. Por lo que su proporción es al 10%, lo que resulta excelente para poder enriquecer la tierra. Siendo de gran ayuda para el crecimiento de las plantas, las flores y los frutos.

Enriquecer la tierra: abonar con compost de manera regular, mezclando con la tierra y mantillo vegetal puede contribuir a minimizar el abono convencional. Además de ser casi innecesario. Por si fuera poco, también es eficaz colocar directamente los posos de café alrededor de las plantas, ya sea en superficies amplias o macetas. El resultado será un fertilizante orgánico que no acidifica la tierra en exceso, más bien será algo alcalina.

Restos café jardín

Fertilizante líquido: mezclarlo con agua y dejarlo reposar durante toda la noche para poder obtener un fertilizante líquido y, con ello, poder aplicar a modo de riego directamente sobre las hojas y los tallos.

Alimentar lombrices de compost: para obtener un compost más rico. Tan solo es utilizar lombrices en posos de café. Bastará con añadir un poco cada semana, cuidando de no exagerar con los residuos de café ni con otros restos que pueden acidificar el medio.

Solo como medida para utilizar los restos de café, conviene tener en cuenta que para su conservación deben estar secos. Después almacenarlos, ya sea en una bolsa de plástico o un envase de vidrio para evitar que se pudra y pueda ocasionar un problema con el jardín.

Así que solo falta saber cómo lo vas a utilizar para obtener grandes resultados en el jardín. Seguramente jamás volverás a desechar los sobrantes del café ¿Qué te pareció? ¿Lo has utilizado alguna vez? cuéntanos tu experiencia.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta