Usos-leche-jardineria

Usos de la leche en la jardinería

La leche es un alimento muy popular, el cual está presente en la dieta de la mayoría de las personas. De un sabor rico, es una de las bebidas que cuenta con muchos nutrientes. Pero a diferencia de otros ingredientes, la leche puede emplearse en el jardín.

Pero si no sabes mucho al respecto, a continuación te decimos todo sobre los usos de la leche en la jardinería. ¡Toma nota!

Consejos del uso la leche en las plantas

La leche tiene una gran cantidad de usos en la jardinería, desde fungicida, hasta fertilizante natural, pasando por un desinfectante eficaz.

  • De esta forma, podrás aprovechar esa botella de leche cuya fecha de caducidad ha vencido. Por lo que no tendrás que desperdiciarla tirándola, ya que es una alternativa ecológica para dar un uso a este valioso líquido.  
  • Lo que se recomienda, es mantener la leche fría, sin importar si se trata de leche entera, desnatada o en polvo. Así como si tiene o no lactosa, ya que todas funcionan igual.
  • Lo más importante es no exceder con las cantidades de leche, porque en la jardinería menos es mejor. El uso excesivo de leche podría provocar obstrucciones en los sistemas de la planta y mal olor por un abuso de lactosa degradada. Un exceso de leche, podría invertir los beneficios de la sustancia, lo cual resultaría perjudicial para la planta.

Aplicaciones de la leche en la jardinería

La leche es un excelente producto en la jardinería, por lo que valdría la pena conocer sus aplicaciones cuanto antes. Echa un vistazo:

Fungicida. El uso de la leche como fungicida es realmente excelente, sin tener que recurrir a productos químicos artificiales, sobre todo contra el mildu polvoriento y el oídio. Sus esporas se esparcen por todas partes a través de la lluvia, el viento y los animales. Por suerte, la leche es igual de eficaz contra enfermedades por hongos como el azufre o los productos químicos.

Para realizar el fungicida, tan solo habría que verter 10 partes de agua por una de leche. Mezclar hasta homogeneizar y verter a un pulverizador. Rociar cada 2 semanas, colocando en el dorso y envés de las hojas, así como los frutos y los tallos.

De igual forma, resulta un excelente tratamiento contra el hongo llamado Diplocarpon rosae, el cual es conocido por causar machas negras en las plantas. La lactoferrina que contiene la leche resulta un bactericida y fungicida. Así que el rociar una vez a la semana de leche previamente disuelta en una proporción agua será más que suficiente.

Repelente. Si en casa tienes una invasión de plaga como pulgón blanco o araña roja, la leche te ayudará a ponerles un alto para prevenir enfermedades que estas plagas pueden transmitir. Lo único que debes hacer es mezclar un 1 litro de agua, un 1 litro de leche y 3 cucharadas de bicarbonato. Aplicar el repelente una vez a la semana.

Desinfectante de herramientas. Aunque la mejor opción para desinfectar las herramientas de jardín es el alcohol o su equivalente, el usar la leche como un desinfectante cuando lo necesites resulta ideal. El podar sin desinfectar resulta muy peligroso para las plantas, lo que conlleva un riesgo. Así que una solución alternativa es limpiar las herramientas con leche. Este producto tiene la capacidad de actuar como desinfectante y fungicida, lo que ayudará a prevenir enfermedades al podar o tratar las plantas.

Limpieza plantas. Si las plantas acumulan demasiado polvo y suciedad sobre la superficie de sus hojas, tendrán más dificultades para absorber la energía solar y realizar el intercambio de gases. Para evitar esto y devolver el brillo a las hojas hay muchos trucos caseros, pero la leche es uno de los más utilizados.

Humedece un paño en leche y frota con cuidado por la superficie de las hojas de las plantas. Verás como deja las hojas limpias y brillantes y, además, ayudará a acabar con cualquier bacteria u hongo perjudicial que estas pudieran tener.

Abono. Este líquido es una buena fuente de calcio para las personas y las plantas. La leche de vaca cruda cuenta con propiedades nutritivas que funciona muy bien para las plantas. Cuando una especie no tiene calcio, puede atrofiarse y no se desarrolla bien.

La podredumbre apical que se ve en las calabazas, los pimientos y los tomates se debe a una deficiencia de calcio. Así que al fertilizar las plantas con leche asegura el calcio y la humedad. La leche contiene proteínas, vitamina B y azúcares que ayudan a mejorar la salud de las plantas y el rendimiento en general. De igual forma, contribuye a aumentar la población de los microorganismos del suelo y, por ende, mejorar la calidad del mismo.

La leche es excelente para las plantas que requieren un sustrato básico, ya que el calcio con el que cuenta ayuda a reducir la acidez, logrando un suelo más alcalino.

Para usar la leche de esta forma, solo debes mezclar de un 10 a 20% de leche con 80 a 90% de agua. Regar las plantas sin salpicarlas y una vez que estén húmedas, colocarlas por 10 minutos a la sombra. Después ubicarlas en su lugar. La leche estimulará su crecimiento en aproximadamente 10 semanas. Transcurrido el tiempo, repite el procedimiento.

Abrillantador. Para que la leche deje las plantas perfectas, solo debes agregar leche a un paño y pasarlo por las hojas. Lucirán hermosas.

Ahora que ya sabes cómo usar la leche en la jardinería, no dejes de aprovechar todos sus beneficios. Otra opción es el bicarbonato de sodio para cuidar el jardín sin emplear químicos.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados