La papaya es una fruta tropical originaria de los climas cálidos del norte y Centroamérica, específicamente  del sur de México y Nicaragua. Es una especie arbustiva del género Carica, de la familia Cariacaceae.

Papaya

Quizás también te pueda interesar: Cultivo del pepino paso a paso

Descripción de la planta de papaya

Es una planta de crecimiento acelerado, de tallo sencillo, algunas veces ramificado. La altura es aproximadamente de 2 a 10 m. El tronco es suave, recto, cilíndrico y de color gris, duro por la presencia de cicatrices. El diámetro es aproximadamente de entre 10 a 30 cm.

Las hojas están repartidas en la copa del tronco y en las ramas, alargadas, con diámetro de 25 cm, lisas, con nervaduras notables al centro. La parte superior de color verde oscuro o verde amarillo con varias nervaduras de color blanco amarillento y en la parte inferior de color amarillo, pálido y opaco. El pecíolo es redondo de tono verdusco.

Las flores son de 3 clases, femeninas masculinas y hermafroditas. El fruto es de forma ovoide, de tamaño grande de 10 a 25 cm de diámetro, la pulpa es carnosa, jugosa, de color anaranjado a rojizo, la cáscara ranurada de un tono verde amarillento. Las semillas están dentro pegadas a las paredes, de color negro, redondas, cubiertas por un arilo transparente.

Cultivo de la papaya

Papaya cultivo

La plantación debe hacerse a una distancia de 3 m una de la otra. Los hoyos deben ser de una profundidad de 80 cm con un ancho de 50 cm. Las plantas se siembran de modo que el tallo no quede en la tierra.

Clima: el calor y la humedad son esenciales para el buen desarrollo del cultivo. Se requieren áreas de pluviométrica media de 1800 mm. A una temperatura de entre 20 y 22˚C. Siendo capaz de resistir fríos ligeros.

Suelo: el papayo se desarrolla en suelos ligeros, fértiles, blandos, profundos y permeables.

Riego: es vital en la cosecha de este cultivo. Dentro de los métodos más utilizados está el de microaspersión y goteo. Por lo regular precisa de 25 litros de agua al día (aunque depende de varios factores).

Fertilización: en los primeros meses de vida será necesario suministrar unos 700 g de sulfato de amonio por medio del riego. Y lo que resta del crecimiento se le incorpora 1000 g anuales. Además, al plantarlo es preciso aplicar 400 g por pie de sulfato de potasio y otro poco de superfosfato de cal.

La madurez alcanza cuando los frutos empiezan a perder color verde y se encuentran blandos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta