La Gynura una es una planta atractiva que se cultiva principalmente por sus hojas exóticamente bellas; estas son suaves y aterciopeladas y se encuentran cubiertas con vellos sumamente pequeños de color púrpura, que le otorgan a la planta su característico color violeta.

Gynura

Quizás también te puede interesar: Conoce los cuidados del Spathiphylium o Espatifilo

Algunas Gynuras pueden convertirse en plantas pequeñas y compactas, mientras que otras, en trepadoras que son muy atractivas en cestos colgantes. Todas las plantas de esta especie crecen rápidamente y uno de los miembros más populares en la Gynura sarmentosa, que cuenta con hojas ligeramente carnosas similares en la ortiga, cubiertas de vellos suaves de color violeta. Sus flores pequeñas anaranjadas aparecen a principios del año y son realmente insignificantes, por lo que pueden ser pellizcadas antes de abrirse, dado que no incrementan en nada la belleza de esta planta.

Cuidados de la Gynura en primavera y verano

Cambia la Gynura de maceta cada dos años y en primavera utilizando un compost con base de tierra. Si deseas obtener un mejor crecimiento, puedes preparar tu propia mezcla con partes iguales de mantillo de hoja de compuesto, tierra negra, arena fina y turba. Si la planta estuviera escapando a tu control, puedes podarla para darle forma en primavera, antes de que comience la temporada de crecimiento.

La Ginura es una planta sedienta, por lo que tendrás que regarla bien durante el verano y rociar la planta cuando el clima sea muy caluroso a primera hora de la mañana. Cada tres semanas agrega un fertilizante líquido débil y recuerda proveerle una buena luz natural para que sus hojas se mantengan en todo su esplendor. La Gynura ama un poco el pleno sol y las temperaturas que oscilan entre los 18 y 21 °C.

Cuidados de la Gynura en otoño e invierno

Gynura

En invierno, cuando prácticamente la planta no crece, deberás regar la Gynura esporádicamente, solamente manteniendo la tierra apenas húmeda. Asegura la mayor cantidad posible de luz y no permitas que la temperatura descienda por debajo de los 10 °C.

Propagación de la Gynura

Coge esquejes de tallos de unos 7 cm de largo en primavera y plántalos en una mezcla a partes iguales de arena y turba. Mantenlos húmedos y a una temperatura de entre 18 y 21 °C en una bolsa plástica o en un propagador. Cuando muestre señales de nuevo crecimiento, planta los esquejes en macetas. Esta planta también puede ser cultivada a partir de semillas sembradas a inicios de la primavera en una bandeja semillero con una mezcla a partes iguales de arena y turba. Mantén la bandeja húmeda y protegida de la luz, a una temperatura de 21-24 °C.

Te recomendamos leer: Genista, una de las plantas más bellas y utilizadas en rocallas

Aunque la Gynura es bastante sencilla de cuidar, sus hojas pueden tornarse amarronadas si las dejas sin agua por mucho tiempo. Por otro lado, las plagas raramente son un problema para la planta pero, si el pulgón verde la atacara, rocía la con un insecticida a base de piretrina.

Imagen: Botanischer garten daNC Cooperative Extension Horticulture y John Lodder

No hay comentarios

Dejar una respuesta