Quizás te parezca un poco tedioso tener que limpiar las macetas del jardín cuando lo único que tienes en mente es plantar en ellas. Sin embargo, la limpieza es fundamental para evitar transmitir enfermedades, que estén saludables las plantas y promover una higiene en general.

Limpiar macetas

Quizás también te pueda interesar: Mini macetas para lucir florecillas espectaculares

Cómo limpiar las macetas por dentro

  • Vacía las macetas. Saca la tierra y los restos de la planta del año anterior que quedaron.
  • Restriega bien la maceta, las bandejas y los abrevaderos, usando una escobilla dura con agua tibia y detergente líquido. Después enjuaga bien para quitar el jabón.
  • Remoja la maceta en una solución de lejía suave al menos por una hora, si es que hubo alguna planta enferma.
  • Deja que la maceta seque antes de volver a sembrar con tierra y abono fresco.

Limpieza de macetas de barro

Macetas barro

Este tipo de maceta suele ensuciarse muy rápido y comienza a opacarse por el polvo que se acumula en los poros. Este método es muy simple, tan solo se requiere grasa de caballo para poder resaltar los colores del barro.

Lo primero es limpiar la maceta con un paño húmedo, asegurando sacar todo el polvo. Dejar secar unos minutos.

Unta un poco de grasa de caballo en la maceta (solo en la parte exterior) con la ayuda de un paño y frota de forma circular, sacando todo el exceso de grasa hasta que comience a aparecer el color del barro.

Al regar de nuevo verás como las gotas de agua se resbalan rápidamente, lo que va a ayudar a proteger la maceta hasta por lo menos 2 meses, según las condiciones donde se encuentre.

Limpieza de macetas esmaltadas

Macetas esmaltadas

 

Para las macetas esmaltadas existe un método para limpiarlas, pero es un poco complejo y requiere de mucha precaución. Consiste en usar ácido muriático y pasta para pulir autos. Para ello, mezcla en una botella plástica ambos productos y llena 1/3 de la botella, usando protección en manos y ojos.

Recuerda que antes de aplicar el tratamiento (solo en la parte exterior), debes asegurar que los ingredientes queden homogéneos. Una vez listo, aplica en un paño y frota directamente en la maceta de forma circular. Esto va a ayudar a eliminar las sales de agua que se acumulan en la maceta.

El proceso debe ser de a poco y aplicar varias veces, ya que en algunas zonas de la maceta las sales están demasiado adheridas y cuesta trabajo. Después para proteger la maceta del agua se puede colocar cera incolora para pisos.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta